PREPARA TU CUERPO PARA LAS NAVIDADES

De acuerdo, aún queda mucho para las fiestas navideñas, pero si quieres preparar tu cuerpo para los excesos de esos días hay que empezar ¡ya!

Normalmente abusamos de todo en Navidades y no es hasta enero que nos ponemos las pilas para cuidar nuestro cuerpo. Muy típico del ser humano, primero negamos la evidencia, en este caso, el hecho de que en fiestas vamos a extralimitarnos sí o sí; segundo, una vez metidos en excesos vamos a llevarlo al límite, ¿qué más da comerse un pastel que veinte?; y tercero, vamos a recuperar la figura en un tiempo record, o lo que es lo mismo, tortura ininterrumpida a base de gimnasio y dietas.

Para estas fiestas desde Coosmetic os queremos plantear un camino diferente, más comedido, un camino sin renuncias ni remordimientos, pero con constancia y voluntad. El principio de este recorrido empieza hoy, con los pasos a seguir para preparar tu cuerpo para las navidades:

  • Aunque nuestro cuerpo tiene su propio sistema de limpieza (hígado, riñones, etc.) necesita ayuda cuando acumula una cantidad excesiva de toxinas y residuos. Las navidades, con sus desmedidas comidas, es uno de esos momentos, así que intenta llegar a ellas con un cuerpo lo más purificado posible, ¿cómo? Hay muchas maneras, empieza el día con un vaso de agua templada con limón, incorpora a tu dieta vegetales como la alcachofa, los espárragos o el apio, acude a la sauna de vez en cuando, etc.
  • Limpia también los intestinos para que estén preparados para una ingesta mayor de lo habitual y es que un tercio de vosotros llegáis a ingerir hasta 8.500 calorías el día de navidad, ¡más de tres veces de lo que necesita el cuerpo! La mejor manera es incorporando a tu dieta alimentos con alto contenido en fibra, como las lentejas, los copos de avena o cualquier grano integral.
  • Alarga un poco tus sesiones de gimnasio antes de las fiestas, no vas a quemar lo que aún no te has comido, pero tu metabolismo estará activo. Además, seguramente no pises el gimnasio durante las navidades, aunque no te culpes por ello, el 30% de la población hará lo mismo.
  • Mantente lo más hidratado posible, ya que incluso una ingesta pequeña de alcohol puede causar deshidratación. El brindis de fin de año no te va a matar, pero sí que puede provocar cansancio, nauseas o dolor de cabeza. Para evitarlo mantén unos niveles altos de hidratación, ya sea a base de agua, infusiones o con todas las ideas que os dimos en nuestro post 10 maneras de mantenerse hidratado sin beber agua.
  • Duerme y descansa todo lo que puedas. Puede parecer una tontería, pero acumular muchos días de poco dormir y mucho ajetreo puede resultar muy perjudicial para tu salud. Las fiestas duran poco más de una semana y no es lo mismo para el cuerpo cogerlas bien fresco que con cansancio acumulado. Lo ideal es dormir nuestras 8 horas, pero como mínimo, incluso en fiestas, necesitamos 4 horas de sueño profundo para que el cuerpo siga funcionando como debe.
  • Prepara tu estomago para la ingesta de alcohol. Beber sin comer es una combinación terrible, el alcohol llega antes a la sangre resultando mucho más perjudicial, por no hablar del malestar que crea a las pocas horas. Una comida alta en grasas saludables (salmón, pollo, pasta, aguacate, etc.) es lo mejor, pero si no tienes tiempo de comer antes de la fiesta de turno, por lo menos pica algo saludable como unas almendras o una manzana.
  • Empieza a introducir pequeñas cantidades de ciertos alimentos que no comes con regularidad, pero que vas a comer durante las fiestas. Así tu cuerpo aprende a metabolizar la comida, y en caso de que no lo haga (si te sientes hinchado o retienes líquidos) ya sabes que debes mantenerte bien alejado de ellos en navidades.

Ya ves que no es complicado, te recomendamos que empieces con estos sencillos trucos para que puedas disfrutar de unas navidades sin malestar alguno.