Masajes para todos los gustos

¿A quién no le gusta recibir un masaje de vez en cuando? En general, los masajes son tratamientos placenteros y muy agradables. Los hay más relajantes y hay otros capaces de activar todos los músculos de la espalda; lo que está claro es que hay masajes para todos los gustos, cada uno con sus beneficios.

El masaje linfático estimulan el sistema a través de un drenaje linfático manual, que permite a nuestro cuerpo eliminar toxinas más rápidamente reforzando el sistema inmune. Es muy recomendable para personas con acné. Reduce la celulitis y la aparición de hematomas; al ser muy relajante es una opción perfecta para personas con estrés.

Los masajes con piedras también son muy relajantes y beneficiosos para la salud. Se utilizan piedras con diferentes temperaturas, alternando frío y calor, para reactivar así la circulación sanguínea y la hidratación de la piel. Además, a través de la gemoterapia, se aprovechan las propiedades de las piedras para favorecer nuestra salud.

El masaje shiatsu es un masaje japonés con muchas propiedades beneficiosas para nuestra salud. Presionando mediante los pulgares, las rodillas y los pies se pretende mejorar la circulación sanguínea y el flujo de energía corporal, liberando el cuerpo y la mente de tensiones. Este masaje no trabaja únicamente sobre el dolor, sino que trata todo el cuerpo en busca de su causa.

El más común es el masaje terapéutico o descontracturante, que, a través de las manos utiliza movimientos circulares, vibración, presión o fricción sobre los músculos para eliminar tensiones y nudos musculares.

Cada vez son más comunes los masajes para tratar la piel, además de relajarnos. Los masajes exfoliantes se valen de guantes especiales o de cremas granuladas para eliminar las células muertas de la piel y reactivar la microcirculación. Después se aplica una crema hidratante que, mediante un suave masaje, penetrará en nuestra piel nutriéndola.