Ingredientes de cosméticos peligrosos para la salud

Existen algunos ingredientes de cosméticos que pueden resultar peligrosos para la salud si los consumimos a largo plazo. En este artículo os expondremos una lista de los compuestos más peligrosos y de cómo podréis reconocerlos, en vuestra lista de la compra.

En el mundo en el que vivimos es fundamental informarnos acerca de los ingredientes potencialmente tóxicos o cancerígenos, en especial, para aquellas personas de piel sensible que suelen presentar alergias a los cosméticos. Si nosotros no velamos por nuestra seguridad, no lo harán las marcas.

Muchos de los ingredientes peligrosos se encuentran en productos de baja calidad y marcas dudosas, ya que siguen siendo utilizados para abaratar costes, aún con el riesgo que supone.

 

Lista de ingredientes peligrosos

  •  En muchos productos de belleza e incluso dentífricos, podemos encontrar el ingrediente Triclosán. El triclosán es un compuesto de naturaleza antimicrobiana y fungicida (contra bacterias y hongos) que se utiliza como desinfectante.  Los estudios ponen de manifiesto que el triclosán puede tener efectos cancerígenos tras un uso prolongado, además de tóxico para nuestras células.
  • El formaldehído es un compuesto volátil que está siendo utilizado de forma masiva por la industria química  en cremas, lociones, geles de baño etc. Al tratarse de un ingrediente de naturaleza gaseosa puede inhalarse por las vías respiratorias, causando daños a largo plazo. De hecho, ha sido clasificado como cancerígeno por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC).
  • Ingredientes derivados del plomo o bromo se acumulan en nuestro organismo, causando toxicidad y envenenamiento celular, pudiendo dar síntomas de alergia. Su uso se asocia con daños en tejidos nerviosos como el cerebro.
  • En el caso de los parabenos (compuestos utilizados como conservantes en los productos) hay expertos que aseguran que existe una vinculación entre cáncer y su uso prolongado, así como alteraciones en el sistema endocrino al actuar como disruptores. Sin embargo, hay científicos que aseguran que su uso en cosmética está libre de riesgos.