Un bronceado natural con Self Tan Beauty de Lancaster

Desde Coosmetic siempre insistimos en la importancia vital que tiene protegerse del sol, no solo para evitar graves enfermedades de la piel sino también para rehuir de su envejecimiento prematuro, de nada sirve pasarse el año mimándola con cremas antiarrugas si al llegar el verano la exponemos en exceso y sin protección a la radiación UVA. Aun así, no somos ajenos a que a todos nos gusta lucir moreno y que para 15 días que tenemos para estar en la playa no queremos pasarlos blanc@s como la leche.

Afortunadamente hace tiempo que el mundo de la cosmética nos dio una solución a esto. Aunque los autobronceadores empezaron a comercializarse en los ’80, no es hasta los ’90 que empiezan a ofrecer resultados a la altura y hoy en día sus variantes son casi infinitas (diferentes tonalidades, texturas, etc. para todo tipo de pieles). El bronceado que ofrecen, si se aplica como es debido, no tiene nada que envidiar al de la playa; es más, al no alterar la producción de melanina, resultan inofensivos para la salud así que son una gran opción a considerar.

Dicho esto, hoy queremos hablaros de la gama Self Tan Beauty de Lancaster, una de las mejores colecciones de autobronceadores del mercado en lo que a calidad-precio se refiere.

¿Que tienen de especial los autobronceadores de Self Tan Beauty? Lo primero y más importante para nosotros es sin duda lo práctica que es su aplicación, ya no tenemos que limpiar y exfoliar la piel, aplicar el autobronceador y esperar unos minutos eternos para no manchar todo lo que tocamos, los productos de Self Tan Beauty se pueden usar durante la ducha y su absorción es rapidísima. El proceso es muy sencillo, después de aclarar el gel de ducha, cerramos el grifo, extendemos el autobronceador realizando un masaje circular, esperamos 1 minuto, aclaramos y secamos la piel suavemente, así de fácil.

Otro de los puntos fuertes de estos autobronceadores es su tecnología Tan Color Adapt, que ofrece un bronceado casi a la carta permitiéndonos ir subiendo el tono de nuestra piel día a día, gradualmente, imitando así lo que sería el proceso natural de ponerse moren@ al sol. Esta tecnología enriquece con melanina la sustancia que contienen todos los autobronceadores, dihidroxiacetona (DHA).

Por si esto fuera poco, además de broncear, los productos de Self Tan Beauty ejercen la doble función de exfoliar e hidratar, asegurando así un tono uniforme y visualmente muy natural, sin manchas ni tonos anaranjados. Al fin y al cabo, el fin último del autobronceador es ponerse moreno evitando el sol y por supuesto sin dañar la piel, eso sí, obteniendo unos resultados lo más parecidos posible a la radiación solar.

Los productos de Self Tan Beauty cuentan con tres tonalidades diferentes que se adaptan a cada tipo de piel y a todos los gustos. Para distinguirlas bien Lancaster ha usado unos nombres muy representativos y divertidos:

A Weekend in Capri

Un fin de semana en Capri ofrece un color suave, el propio de una escapada al sol.

A Week in Ibiza

Una semana en Ibiza aporta una tonalidad media, el bronceado que se consigue después de unas cortas pero idílicas vacaciones.

A Trip to Copacabana

Su nombre tampoco engaña, con un viaje a Copacabana, la versión más intensa de Self Tan Beauty nos regala el moreno de un buena aventura en el paraíso.