De qué se compone un buen perfume

De qué se compone un buen perfume, es algo que muchos hombres pasan por alto a la hora de elegir su fragancia, y que intentaremos aclarar brevemente, en este artículo.

El perfume se convierte en toda una seña de personalidad, pues es el aroma que el hombre deja a su paso. Un buen perfume será aquel que te identifique, y resulte agradable para tu compañía. No obstante  cabe mencionar, que el perfume deberá ser guardado en un lugar fresco (para evitar la evaporación), lejos de la humedad y el calor, para que se conserve adecuadamente.

Un buen perfume se compone de lo que se conoce por notas. Las notas de salida  (de duración hasta 5 min) corresponden al aroma que se percibe nada más aplicarse el producto; por lo que es vital a la hora de decidir qué perfume adquirir.

La nota corazón o media (duración alrededor de media hora), refleja la identidad de la fragancia y su esencia. La nota baja o de fondo, aparece  tras la  anterior  y  junto con ésta, compone  la base del perfume. La duración de la nota de fondo dependerá de que la fragancia sea eau de toilette (duración más breve, como en el caso de Lacoste pour homme), o bien eau de parfum (de mayor durabilidad y profundidad).

Sin embargo, un buen perfume también se compone de las denominadas, familias olfativas. Éstas consisten en la materia con la que está elaborada la fragancia y permiten clasificarla en un género u otro. De modo que dentro de las familias olfativas, tenemos:

  • La amaderada: Aportan al perfume personalidad masculina y elegante;  de mano del cedro, pachuli, sándalo etc. Un ejemplo de perfume sería el de Dolce & Gabbana para hombre
  • La Oriental: Para perfumes exóticos y de seducción, con connotaciones enigmáticas. Se componen de esencias como el incienso, canela, nuez moscada etc. Dentro de este grupo, destacamos The One Men Gentleman de D&G.
  • La Cítrica: Suelen ser notas de salida, que aportan frescor a la fragancia, elaboradas a base de mandarina, naranja, limón etc. Como en el caso del perfume, Armani para hombre.
  • Pero además, existen más familias olfativas a parte de éstas, como las: herbales, florales, de Chipre, acuosas  y frutales.