Conserva el bronceado en el rostro todo el invierno

Una de las cosas que sin duda echamos de menos hombres y mujeres tras el verano, es ese buen aspecto que se dibuja en nuestro rostro, síntoma de un bonito bronceado adquirido tras periódicas jornadas bajo el Sol. Gracias a la cosmética, esto ya ha pasado a la historia y todos los humanos podemos seguir manteniendo el color en nuestra tez todo el invierno.

Conserva el bronceado en el rostro todo el invierno

A pesar de que antes este ritual era sólo cosa de chicas, cada vez más hombres se apuntan a esta tendencia y echan mano de interesantes productos que le aporten a su rostro color, a la vez que una profunda hidratación. Hoy queremos hablaros de algunos de ellos. Tomad nota.

El primero de ellos llega de la mano de Clarins, Clarins Men Auto Bronze Visage Gel. Se trata de un autobronceador en formato gel, que tiene la peculiaridad que se absorbe rápidamente sin dejar rastro de grasa en la piel. Conforme te lo vayas aplicando, irás viendo como tu cara se va coloreando de manera gradual, hasta conseguir el tono que deseas.

Otro indispensable es el Facial Fuel Bronze de Kiehls. Lo mejor de este, es que además de tener propiedades autobronceadoras, también funciona como una hidratante revitalizante, ya que entre sus ingredientes se encuentran el Gingko Biloba y la cafeína.

La firma Shiseido también tiene entre sus productos una hidratante autobronceadora. Al igual que los dos anteriores, aporta un color gradual, a la vez que hidrata sin dejar rastro de grasa en la piel. Para aquellos que deseen color inmediato, sin tener que esperar varios días, la casa Biotherm cuenta en su línea para hombre con Bronze Homme, un gel autobronceador que actúa a partir de la segunda hora de aplicación, Los resultados son inmediatos, ya que posee unos niveles de DHA más elevados.

Cabe señalar, que es importante saber aplicar este tipo de productos correctamente, con el fin de evitar que no quede homogéneo. Lo mejor, es que antes de comenzar a aplicarlo se use una exfoliante, con el fin de arrastrar las células muertas de la piel y conseguir que el producto sea bien absorbido por la misma. Tampoco hay que olvidarse del cuello para que el contraste no sea muy llamativo.