Cómo elegir el after shave adecuado

Cómo elegir el after shave adecuado tras el afeitado, suele ser una de las preguntas más frecuentes entre los hombres.

Tras la pubertad, el hombre comienza a afeitarse de forma continua, y el raspado de la cuchilla va causando poco a poco descamaciones y erosión, que termina en una fuerte agresión a la piel. Por ello, si ésta no se trata con el bálsamo adecuado pueden producirse eccemas, rojeces y picor.

A la hora de elegir el after shave adecuado, lo fundamental es tener claro qué tipo de piel tiene el consumidor; aunque bien es cierto, que casi siempre nos fijamos más en otras cuestiones, como quién patrocina el producto, el aroma, el precio etc.

En el caso de tener la piel seca, no tendrás gran dificultad para elegir el after shave adecuado, puesto que muchas casas lanzan una variedad de bálsamos hidratantes de loción, permitiendo que la piel se rehidrate, se relaje y recupere su elasticidad y frescura original.

Para pieles grasas, algo muy común en la adolescencia, deberéis escoger los after shave que han sido especialmente diseñados para ellas. Estas pieles, tienden a padecer problemas seborreicos y acné; de manera que los bálsamos hidratantes quedan convenientemente prohibidos. En  puesto de ellos, es mejor utilizar lociones o geles que no sean grasos, y que se absorban con más facilidad que el bálsamo. Además, es conveniente que ejerzan un poder astringente sobre los poros cutáneos, para disminuir los problemas seborreicos.

En el caso de pieles sensibles, deberemos elegir un after shave que no contenga alcohol para evitar la irritación. Son especialmente útiles, aquellos que sean hipoalergénicos,  y que permitan el mantenimiento de la piel de forma hidratada. Entre sus ingredientes podemos encontrar, ceramida (lípido presente en las membranas de nuestras células), aminoácidos…y otros componentes que evitan el extrés oxidativo producido tras el afeitado.