7 cosas que deberías saber sobre la radiación solar

Buenos dias lectores!

Aunque este es un post aún de primavera (¡por poco!), nuestra cabeza hace días que está en el verano, por lo que desde Coosmetic nos estamos centrando en la protección solar más que nunca.

Si el otro día te descubríamos algunos de los productos de la firma norteamericana Hawaiian Tropic, hoy queremos asegurarnos de que lo sabes todo sobre el sol, sus efectos y su protección. De nada sirve un buen producto solar si desconoces estas 7 cosas que deberías saber sobre la radiación solar:

  1. Los efectos perjudiciales de la radiación solar pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo. De hecho, la aparición de melanomas es muy común entre los dedos de los pies, una zona muchas veces descuidada al aplicar el protector. Así que no olvides usarlo en zonas como el cuero cabelludo, los labios o aquellas partes del cuerpo protegidas por el bañador.
  2. La ropa no actúa como pantalla total ante la radiación solar, es más, la ropa que usamos en verano suele protegernos muy poco del sol.  Según la Skin Cancer Foundation, una camiseta blanca estándar ofrece una protección de tan solo SPF 7. Cuanto más oscura y más gruesa es la ropa, más protección proporciona, una camisa tejana oscura de manga larga puede ofrecer una protección solar completa. Así que la protección solar bajo la ropa también es indispensable.
  3. Otra parte del cuerpo afectada por el 5-10% de los melanomas, por inverosímil que parezca, son los párpados. Aunque también debes aplicar protector solar en esta zona, este se va diluyendo con el abrir y cerrar de ojos, así que es debes usar gafas de sol cuando te expones a la radiación UVA/UVB. Además, la piel de los párpados es muy fina, por lo que la radiación puede llegar a afectar a los ojos provocando degeneración ocular prematura o cataratas.
  4. El melanoma es la forma más común de cáncer entre los jóvenes y la mayoría de veces evitarlo está al alcance de todos, todas las precauciones son pocas y el uso de un protector solar apropiado es imprescindible. Un protector solar será efectivo sólo si contiene SPF (Solar Protection Factor o FPS en español) de 15 o más para protegernos de los rayos UVB y si tiene la etiqueta “amplio espectro” para protegernos de los rayos UVA. Los rayos UVB son los que de broncean la piel y causan quemaduras, mientras los rayos UVA penetran más lentamente, aunque la piel ya esté bronceada, y degradan el colágeno, la elastina y provocan alteraciones a la melanina.
  5. Las personas más vulnerables a la radiación solar son aquellas con piel y ojos claros y/o pecas. Las personas de piel más clara tienen menos melanina que aquellas con piel más oscura, por lo que corren el mayor riesgo de quemaduras. Sin embargo, cualquiera las puede sufrir quemaduras, incluso quienes tienen la piel oscura y mayores niveles de melanina.
  6. Como cualquier otro medicamento, para preservar las propiedades de un protector solar se debe mantener alejado del calor extremo, hay que evitar dejarlo al sol o dentro del coche cociéndose al calor del verano. De la misma manera, un protector solar que ha permanecido abierto mucho tiempo ha perdido parte de sus propiedades, así que es importante comprar un tamaño que sepas que vas a gastar en los próximos 2 o 3 meses en lugar de dejar que sobre para el próximo año.
  7. Un protector “resistente al agua” no significa que el agua no le afecte en absoluto, sino que su protección debajo del agua durará el doble del tiempo (80 mintuos) que la de aquellos “no resistentes” (normalmente 40 minutos). Aun así, debes seguir aplicando protector como mínimo cada dos horas, o más si sudas mucho o estas mucho en el agua, y siempre entre 15-30 minutos antes de exponerte al sol.

Ahora que ya sabes estos 7 puntos sobre la radiación solar, te recomendamos que leas nuestro post “7 Claves Para Elegir Tu Protector Solar” para poder disfrutar de un verano al sol totalmente protegid@. Además, te invitamos a descubrir toda la gama de productos de protección solar disponible en nuestra tienda online.