10 remedios caseros para pies secos y talones agrietados

Los pies secos y los talones agrietados no son sólo antiestéticos, especialmente ahora en verano, sino también pueden resultar dolorosos. Varios factores pueden provocar esa sequedad tan molesta, como estar demasiado tiempo de pie, poca humedad en la atmósfera, el uso de jabones demasiado fuertes o la exposición prolongada al agua.

Hoy en Coosmetic te proponemos 10 remedios caseros, muy sencillos y económicos, para poder lucir y disfrutar de unos pies sanos:

  1. Pon tus pies a remojo en agua tibia con un poco de sal marina. Cuando la piel se haya ablandado, deshazte de la piel muerta con la ayuda de una piedra pómez.
  2. Antes de ira dormir,masajea tus pies con una cantidad generosa de manteca de karité y luego ponte unos calcetines limpios, así penetrará profundamente en la piel seca durante toda la noche.
  3. Tritura un plátano maduro y un aguacate también maduro y aplica la mezcla en los pies y talones. Déjala actuar durante unos 15 o 20 minutos antes de lavar con agua tibia.
  4. Masajea un poco de aceitede oliva virgen extra en los talones y déjalo actuardurante unos 30 minutos o una hora. Después, lava tus pies con agua tibia.
  5. Remoja tus pies en una mezcla de miel (para hidratar), aceite de sésamo (para hidratar y calmar) y zumo de limón (para disolver la piel muerta) durante 10 o 15 minutos y luego, frótalos suavemente con una esponja o una piedra pómez.
  6. Exfolia tus pies regularmente con esta mezcla: una cucharada de harina de avena molida, una cucharada de miel, dos cucharadas de aceite de oliva y una cucharada de jugo de limón.
  7. Aplica la siguiente mascarilla a tus pies: una yema de huevo,una cucharada de zumo de lima y una cucharadita de harina de arroz. Úsala después de poner a remojo los pies en agua tibia, mantenla por 15 o 20 minutos y finalmente aplica tu hidratante favorito.
  8. Aquí va otra receta casera y natural: Ralla una manzana mediana, mézclala con un par de cucharaditas de miel y aplícala en forma de mascarilla durante 15o 20 minutos para enjuagar después con agua tibia.
  9. Empapa tus pies en aceite de ricino antes de ir a dormir y ponte unos calcetines limpios, por la mañana te despertarás con una muy agradable sensación de relajación y suavidad. Además, el aceite de ricino tiene propiedades anti-bacterianas y anti-inflamatorias.
  10. Pon tus pies a remojo en una mezcla de agua y vinagre, un cuarto de vaso de vinagre por cada tres cuartos de vaso de agua. El vinagre suaviza la piel pero en demasiada cantidad puede resecarla, así que no los tengas a remojo más de 10 minutos (y no más de una vez por semana). Al terminar, hidrátalos con tu loción habitual.