10 fantásticos trucos para un buen Selfie

Por si a estas alturas alguien no lo sabe, un selfie es una foto de uno mismo tomada por uno mismo, de ahí su nombre. Y si normalmente las redes sociales están inundadas de selfies (más de 150 millones de #selfies en Instagram) ahora, en época vacacional ¡se multiplican! Los selfies son fáciles, rápidos, divertidos pero a veces, vergonzosos… . No es necesario ser un buen fotógrafo ni tener una cámara de última generación, pero sí poner en práctica algunos trucos para no arrepentirnos de haberlo compartido, así que ¡toma nota!

  1. Asegúrate de tener buena luz y si es natural, mucho mejor. Los mejores momentos son siempre a la salida y puesta de sol. Si tu selfie es interior, procura hacerlo cerca de una ventana o puerta con luz natural o bajo una bombilla con luz suave. En medida de lo posible intenta evitar el flash, suele ser muy poco favorecedor.
  2. Elige un buen fondo, libre de distracciones y detalles que no quieres que se vean en la foto. Si es un selfie exterior, la gracia de la foto puede ser precisamente el fondo, un lugar bonito, un monumento,… pero si es interior y lo importante eres tú, procura encontrar una pared de un color y textura uniforme.
  3. Exprésate, haz que tu selfie tenga sentido. Una mueca, una mirada, un accesorio, un lugar, algo que mostrar más allá de tu propia persona o por lo contrario la gente se aburrirá de tus fotos.
  4. Perfecciona tu selfie con una aplicación. Las fotos con #nofilter están muy bien cuando salen bien, pero a veces un filtro disimula las imperfecciones (especialmente en los selfies hechos de muy cerca) y le da un toque mágico a la foto. Además estas aplicaciones son infinitas ¡tus selfies nunca serán repetitivos!
  5. Sujeta la cámara y toma la foto ligeramente por encima de tu cabeza. Este ángulo suele ser muy favorecedor, le dará a tu selfie un toque más artístico a la vez que te permite mostrar tu outfit. Aun así, te recomendamos que te hagas selfies desde varios ángulos para descubrir cuál te favorece más.
  6. No te lo tomes muy en serio. La fotografía digital nos ha dado la oportunidad de hacer montones de fotos y escoger la mejor ¡algo que agradecemos! Pero después de muchos intentos se pierde la naturalidad, tu toque espontaneo, así que si le estas dando muchas vueltas a tu selfie quizás es mejor dejarlo para otro momento.
  7. ¡Cuidado con los espejos! Es mucho más fácil hacer una foto de nuestro reflejo en el espejo que intentar aguantar la cámara a la vez que encuadramos y tiramos la foto ¡todo con una mano! Pero cuidado con los espejos, pueden distorsionar nuestro selfie, perder calidad y provocar reflejos que no queremos. Es más fácil, sí, pero a no ser que sepas de fotografía ¡saldrá mal!
  8. Experimenta con otras partes de tu cuerpo. De acuerdo, los selfies de pies en la playa están muy vistos, pero hay infinitas posibilidades más allá de tu cara o tus pies, así que lánzate a descubrirlas y por fin empezaremos a ver selfies originales.
  9. No seas tímido, diviértete con tus selfies y tus amigos también lo harán. Pon cara de monstruo, haz el pino-puente, ríete de ti mismo. Como la vida misma, ¿qué sería de los selfies sin humor? Verás cómo estas fotos tienen más éxito que las que has intentado sacar con tu mejor pose.
  10. Y por último, y la regla de oro, piénsatelo dos veces antes de compartir tu selfie en una red social ¡no hagas algo de lo que te puedas arrepentir!

Ahora que desde Coosmetic te hemos desvelado unos truquillos… ¡a compartir selfies de tus vacaciones!